El sintoísmo y las mujeres en Japón

JAPAN

shinto-mujeres-tallon4-00

Durante los últimos meses en Tallon4 hemos intentado dedicar un pequeño espacio a la mitología japonesa. Reportajes sobre templos, el concepto de la muerte en Japón, yûreis, yôkais, lugares encantados y leyendas urbanas han ido publicándose semanalmente. Todo ello acompañado de una previa investigación, y sobre todo asimilación de ideas y conceptos de los que, como creadora de la mayoría de estos artículos, era totalmente desconocedora hasta la fecha. Entre todos los temas ha habido uno casi omnipresente que me ha causado especial curiosidad: el sintoísmo, siendo a la vez el que mayor decepción me ha supuesto.

 

¿Pero, qué es el sintoismo?

El sintoismo japonés, también llamado Shinto, es la religión mayoritaria en Japón, junto con el budismo, y la nativa del país (a pesar de que ha adquirido también muchos conceptos de países como China). Se basa en la bondad natural del ser humano hacia uno mismo y los demás, y el culto a los Kami (dioses) o espíritus de la naturaleza. Se puede considerar como una forma sofisticada de animismo naturalista con especial veneración a los antepasados.

shinto-mujeres-tallon4-007

Igual que el Budismo, el shinto es una religión que no busca la confrontación con el resto de ideologías, no solo las respeta, si no que los sintoístas, si lo desean, pueden ser practicantes de alguna otra religión sin que eso suponga una renuncia de sus creencias. Esta religión es también conocida por el gran número de kamis a los que se venera, desde dioses de la naturaleza (como los yôkais), fenómenos naturales como el viento o la lluvia, antepasados, personas ilustres y en algunas épocas hasta el Emperador.

El sintoismo no es una religión con obligaciones de culto y no tiene textos sagrados originales, se basa en la armonía con la naturaleza y el respeto hacia el resto de seres vivos. No obstante, desde sus inicios se han ido construyendo altares y templos en honor a los dioses locales, cada uno dedicado a un kami diferente y representados por un objeto “divino” situado en el altar de la sala principal del tempo (según muchas creencias, los objetos más antiguos pueden poseer alma o reikon, por lo que se les puede elevar a la categoría de dioses o vincularlos con ellos).

shinto-mujeres-tallon4-005

Actualmente, los japoneses suelen ir a rezar al templo para pedir éxito en el trabajo, en el matrimonio o en un examen importante.

Hasta aquí todo parece muy bonito, quizás muchos conceptos ya los conocíais por la influencia del manga o por la simple curiosidad que todo buen amante de Japón suele poseer. Pero cuando profundizamos un poco más vemos que no todo es tan bonito, sobre todo para las japonesas. Ya se sabe que Japón es un país donde la mujer todavía vive bajo unas normas sociales claramente favorables a los hombres, pero es una sorpresa (al menos lo fue para mí) comprobar que esta denigración de la mujer viene dada, como en casi todos los casos, desde la misma religión que profesan: el sintoismo (y también añadiremos, pero solo como apunte, que el budismo tampoco se queda atrás).

 

El Kegare

El Kegare viene a significar contaminación o impureza, y es la causa principal de este comportamiento.

shinto-mujeres-tallon4-002

Se llama kerage a todo tipo de desorden o impureza de los seres humanos, como puede ser las enfermedades, deformaciones, la muerte y… sí, la menstruación, el embarazo y el parto. Son aspectos incompatibles con la pureza de los kamis y sus santuarios, que son considerados tierra de dioses y por lo tanto lugares sagrados.

shinto-mujeres-tallon4-008

Los sintoistas tienen pocas costumbres y ritos, pero algo esencial es la pureza, o como se

simboliza en el mundo terrenal, la limpieza. Todos sabemos cuan importante es para los japoneses la limpieza en todos los aspectos de su vida diaria, y ahora sabemos que es por la fuerte influencia de las creencias sintoistas.

Por este motivo, hace escasamente 30 años que se permite a las mujeres participar en los matsuri (de hecho en algunas zonas rurales aun no se permite), y de igual forma está prohibido que las mujeres que tienen la regla entren el los templos sintoistas. A todo ello se le tiene que sumar la asociación de ideas entre la menstruación de la mujer, sinónimo de sangre, y la sangre, sinónimo de muerte, el súmmum de la impureza.

Las miko

El papel de la mujer dentro del templo está unicamente simbolizada con las miko.

Antiguamente se les llamaba miko a las mujeres que sufrían trances, transmitiendo así la palabra de los dioses. Era la época del chamanismo, en los inicios de la religión shinto y su etapa más puramente espiritual. En un primer momento el papel de las mujeres en las prácticas sintoístas era protagonista y dominante en la ejecución de los ritos.

shinto-mujeres-tallon4-001

Con el paso de los años y las modificaciones históricas, las miko fueron restringidas a mujeres jóvenes y vírgenes, que atendían los templos Shinto.

Actualmente entre sus tareas está la de ayudar a los sacerdotes, así como asistir a los eventos del templo, realizar bailes y rituales.

 

Conclusión

El sintoísmo parece a primer golpe de vista, una religión diferente, al menos para aquellos que pensamos que casi todas están sacadas del mismo patrón. Es una creencia que no entra en confrontación con el resto de religiones, que rinde culto a la naturaleza, y que se basa por encima de todo en el respeto hacia el resto de seres vivos. Pero está visto que como mujeres nunca seremos bien vistas por ninguna religion, sea cual sea su origen y situación.

Ya me perdonaréis esta vena feminista que me ha salido mientras me documentaba para este artículo, pero como mujer es muy duro comprobar como la historia se repite una y otra vez incluso en los cultos que presumen ser respetuosos con todos los seres vivos, claro está, siempre que no seas mujer, entonces eres un ser vivo inferior.

Meiji-tenno_among_kami_and_emperors

Fuente: “Influencia del Budismo y Shintoísmo en la Situación social de la mujer”